FANDOM


El incidente de la mansión Spencer hace referencia a una operación fallida de las fuerzas especiales de la policía de Raccoon que tuvo lugar en julio de 1998, para investigar una serie de asesinatos en el condado de Arklay.

Dicho incidente causó un desastre vírico, ecológico y ambiental en la zona boscosa de las montañas Arklay. Las estimaciones en cuanto al número de muertes son imprecisas, pero el material disperso indica que se produjeron más de 200 muertes como resultado de los ataques de la Reina Sanguijuela; Unas 127 muertes fueron el resultado del ataque al Laboratorio Arklay, incluidos setenta y ocho empleados de Umbrella, veintitrés sujetos de prueba, veinte civiles y siete policías de Raccoon City.

Historia Editar

Antecedentes Editar

Desde la década de 1960, la empresa farmacéutica Umbrella Inc., y más tarde Umbrella USA, operaba un laboratorio debajo de la Mansión Spencer, un edificio aislado, situado en lo profundo del Bosque de Raccoon. No se sabe con certeza cuánto sabía el público en general de la mansión y el laboratorio, pero el gobierno de EE. UU. Estaba al tanto de la existencia de la instalación. Oficialmente, la investigación de vacunas contra virus como el Ébola, se realizó en de nivel de bio-seguridad 4. Extraoficialmente era el sitio de desarrollo de armas bio-orgánicas, contrario a la Convención de armas biológicas de 1972, y las pruebas ilegales en humanos. Sin embargo, el virus involucrado en el brote fue una cepa del virus-Tyrant, un virus que somete a los humanos, y a otros animales a una serie de condiciones normalmente fatales (como un paro cardíaco), pero que también causa necrosis, daño cerebral, y exceso producción hormonal, que conduce al crecimiento óseo, ira asesina y hambre caníbal. En esta condición, las criaturas infectadas se denominan zombis.

Inicio del incidente Editar

El incidente tuvo lugar en las primeras horas del lunes 11 de mayo. La causa y los eventos exactos son inciertos, pero se entiende que, un espécimen de investigación, la reina Sanguijuela, puso en marcha una eventual falla de contención en el laboratorio. Este accidente ocurrió durante un experimento realizado por el equipo del Proyecto Tyrant, que estaba trabajando en los sujetos Tyrant T-002 y T-011.

El virus-T Epsilon, una nueva cepa de virus-T, se filtró en el laboratorio. En medio de la confusión por el patógeno liberado, los científicos creyeron que esta filtración se debió a una expulsión de aire de uno de los órganos especiales del T-002. Tras esto, el personal recibió ordenes de abandonar la instalación independientemente de los trabajos que estuviesen haciendo, y se pusieron los trajes personales de presión positiva (que generalmente sólo se usan dentro de un laboratorio). Una vez contenida la filtración, el trabajo de los investigadores continuó de manera normal, Sin embargo, uno de los investigadores fue infectado por virus-T en el laboratorio y rápidamente se convirtió en un Crimson Head, siendo esta la primera aparición de dicha criatura. Tras contenerle, este fue capturado para su posterior estudio, antes de ser encerrado en un contenedor de almacenamiento elaborado con forma de ataúd.

El conocimiento de la verdadera extensión del incidente era conocido sólo por unos pocos elegidos. El Dr. Albert Wesker, ex investigador del Proyecto Tyrant (para entonces agente de seguridad), ordenó que se cortase el acceso telefónico al mundo exterior para evitar filtración de información. Sumado a esto, el personal de seguridad también recibió órdenes de dispararle a cualquiera que intentase abandonar la instalación. En este punto, al menos setenta y ocho empleados de Umbrella, sin contar el equipo del Dr. Wesker, estaban sujetos a cuarentena, siete de los cuales eran investigadores transferidos de los cuarteles principales de Umbrella, junto con al menos veinticuatro sujetos de prueba humanos.

Para el miércoles 13 de mayo, ya se mostraban signos de infección por virus-T entre los miembros del personal que no estaban presentes ni involucrados en el Proyecto Tyrant. Entre ellos, estaba el cuidador de animales de la instalación, con la responsabilidad de alimentar a los sujetos de prueba de armas biológicas. La información sobre el brote fue, nuevamente, limitada, y el equipo médico permitió a los pacientes creer que sus llagas eran simplemente el resultado del uso de los trajes de presión, y les proporcionaron vendajes en lugar de medicamentos antirretrovirales.

El virus comenzó a extenderse fuera de las instalaciones el jueves 14 de mayo, transportado dentro de un paquete de Cerberus que se habían vuelto salvajes dada la apatía del guardián para alimentarlos. El viernes 15 marcó la primera víctima en el incidente, un investigador fue baleado por personal de seguridad mientras intentaba escapar de los terrenos de la mansión. El primer asesinato conocido tuvo lugar una semana después, el jueves 21, cuando el guardián asesinó a un amigo, Scott, en un ataque de ira por su aparente fealdad y poco después se lo comió.

Los escritos de otro hombre, Martin Cluckholm, indican que la mansión se había perdido ante los zombis el día miércoles 3 de junio, y este decidió suicidarse para evitar mutar en uno. El lunes 8 de junio, el investigador jefe, el Dr. John Clemens, descubrió en el laboratorio que también estaba infectado con el virus, lo que posiblemente indica que el laboratorio todavía estaba operativo hasta cierto nivel. Este le dejó instrucciones a su novia, su compañera empleada de Umbrella, Ada Wong, para que lo matase si ella venía a buscarlo.

El lunes 22 de junio todavía había un grupo disperso de sobrevivientes dentro del edificio. Un hombre intentó asesinar a su amigo, Robert, que mostraba signos de infección, y escribió una nota de suicidio antes de ahorcarse. Ambos intentos de asesinato fracasaron.

Ataques en los bosques de Raccoon Editar

La primera muerte civil conocida después del incidente fue la de una mujer joven, de unos 20 años, que se estaba bañando en la orilla del Rio en Cedar, en las afueras de Raccoon City, la noche del miércoles 20 de mayo. El Departamento de Policía de Raccoon reveló en una conferencia de prensa que, ella había sufrido laceraciones en los brazos, y que le faltaba el pie izquierdo. Dada la fuerza con la que las marcas de mordedura parecían haber sido infligidas, se determinó que había sido asesinada por un oso pardo, o una criatura de similares dimensiones, y que su cuerpo había sido arrastrado por el río desde las montañas. Una bota de alpinismo en su pie derecho sugirió que estaba de excursión en el momento del ataque, y que podría haber sido una turista de fuera del estado. En las semanas siguientes, hubo una serie de otros ataques extraños, aunque ninguno más tiene fecha.

Junto a una carretera en las montañas Arklay, tres miembros de una familia fueron encontrados muertos después de un ataque salvaje contra ellos, mientras estos acampaban en el bosque. Se descubrió que a la madre, al padre y al hijo le faltaban varios órganos internos, y tenían varias heridas por mordedura en todo el cuerpo, mordeduras cuya procedencia era de origen humano, según las investigaciones del Departamento de Policía de Raccoon.

También fue encontrado el cadáver de un hombre de 39 años en la estación de amarre del barco donde este trabajaba, a lo largo del río Méndez, aunque de este, poco se pudo recuperar. Al otro lado de la escena, se encontraron los cuerpos de varios animales pequeños, como conejos y pájaros, que parecían haberse comido parcialmente crudos. Varias personas sospechosas cubiertas de sangre fueron vistas en el área en el momento en que se informó el cuerpo, pero desaparecieron más tarde.

Un cuarto caso conocido fue el de los Lindlay; una pareja de ancianos que vivía en una casa aislada, en las montañas Arklay. La policía determinó que habían muerto de pérdida de sangre, resultado de sufrir fuertes mordiscos en el cuello. Una autopsia descubrió que la carne estaba presente en los sistemas digestivos de ambos, lo que implicó que se mataron y se consumieron mutuamente, aunque, ante tan extraño acontecimiento, el Departamento de Policía de Raccoon exploró la posibilidad de que esto fuera de alguna manera la acción de un tercero.

En total, siete excursionistas y alpinistas de fuera de la ciudad fueron encontrados muertos en el transcurso de un mes. Se cree que cinco de estos individuos murieron solos, junto con el descubrimiento de dos pares de cuerpos. Cuatro familias locales en el área también fueron asesinadas, haciendo un total de trece personas, y dando un total de al menos veinte víctimas de caníbales o ataques de animales. En algunos casos, se determinó que hasta diez caníbales participaron en estos ataques contra individuos. Para el martes 16 de junio, la idea de que había un oso pardo estuviese involucrado en todos estos asesinatos fue reemplazada por la de una jauría de perros, particularmente agresivos, esto apoyado en la evidencia de que los excursionistas, afirmaban haber visto una gran cantidad de estos animales, suficientes como para reportarlos en el Raccoon Times. Finalmente, el jueves 9 de julio, el Departamento de Policía de Raccoon pidió el cierre de todas las carreteras que conducían a las montañas Arklay, con la esperanza de limitar el número de muertes mientras continúan sus propias investigaciones.

Investigación policíaca Editar

La investigación realizada por el Departamento de Policía de Raccoon fue extensa, pero no arrojó resultados. Debido a la naturaleza extensa de algunas mutilaciones, algunas víctimas se encontraban en un estado tan irreconocible que incluso la identificación de los padres estaba teniendo contratiempos, con las caras de algunas víctimas abiertas y sus vientres completamente expuestos. La información dada a la prensa también fue deliberadamente limitada; un oficial de policía estimó que la cobertura de la violencia dada por los periódicos, ni siquiera constituía el 10% de las víctimas. El Departamento de Policía de Raccoon había determinado rápidamente que el canibalismo era parte de los asesinatos, al menos, referido al asesinato del río Méndez, y no podía descartar que al menos algunas víctimas también hayan sido devoradas por seres humanos

La policía elaboró la teoría de que, los asesinatos, fueron cometidos por una secta religiosa, los cuales, consumían narcóticos antes de matar y comer durante sus sacrificios humanos. A su vez, la policía comenzó a hacer preguntas en el Hospital General de Raccoon, y en las farmacias, con la esperanza de encontrar pacientes con lesiones sospechosas, y comenzó a buscar evidencia de cualquier culto violento activo en el área. Estas investigaciones no progresaron, y se decidió que, secta o no, una pandilla de asesinos debe tener su base de operaciones en las montañas. Ya el 9 de julio, la policía estaba considerando asignar el caso al Servicio Especial de Tácticas y Rescate, un equipo de fuerzas especiales de la policía con miembros buscados por su experiencia científica y militar para contrarrestar el reciente aumento del terrorismo de derecha.

La investigación de los S.T.A.R.S. llegó a conclusiones similares a las del Departamento de Policía de Raccoon, por lo que el miércoles 22 de julio se decidió que un escuadrón del grupo S.T.A.R.S. se desplegaría en las montañas Arklay, y buscaría a los responsables de los asesinatos.

La planificación de la misión fue encomendada a Albert Wesker, el Capitán de S.T.A.R.S. (quien a su vez, recibió órdenes de Umbrella para ingresar al Laboratorio Arklay, obtener datos de las armas bio-orgánicas, y luego eliminar a los miembros restantes del equipo S.T.A.R.S.).

El Equipo Bravo de S.T.A.R.S. recibió órdenes de investigar el área, y despegó de un helicóptero Iroquois Bell UH-1 en la noche del jueves 23 de julio. El helicóptero había sido saboteado por el Capitán Wesker antes del despegue, y sufrió una falla en el motor que lo obligó a estrellarse no muy lejos de la Mansión Spencer. Como el Capitán Wesker estaba ocupado realizando el Proyecto de Recuperación para el cercano Centro de Formación de Umbrella, este acto de sabotaje funcionó para quitar al Equipo Bravo de la ecuación. Los seis oficiales de S.T.A.R.S. y el piloto del R.P.D., Kevin Dooley, pronto se verían atrapados en los hechos de violencia que se daban en el lugar. Los oficiales de S.T.A.R.S. bajo las órdenes del Capitán Enrico Marini rápidamente se desplegaron.

En la zona encontraron un sheep volcado, el cual, transportaba al prisionero Teniente de segunda del Cuerpo de Marines Billy Coen. En la zona solamente pudieron encontrar los cuerpos de dos miembros de la Marina, los cuales, transportaban al prisionero. Durante esta búsqueda, Rebecca Chambers y Edward Dewey se toparon con el Ecliptic Express, un tren privado atacado por la Reina sanguijuela, hacia aproximandamente dos horas. Con Dewey infectado y asesinado, la misma Chambers pasó la noche con el Teniente Coen en lo que se conoció como el Incidente del Ecliptic Express. El oficial Dooley fue asesinado poco después del aterrizaje forzoso, mutilado por la manada de Cerberus mientras estaba sentado en la cabina.

El capitán Marini y los oficiales Kenneth J. Sullivan, Forest Speyer, y Richard Aiken finalmente llegaron a la Mansión Spencer esa misma noche y se separaron. En la mañana del viernes 24, llegó Chambers y, al no encontrar a nadie, se fue a dormir al edificio del dormitorio. Por la noche, Aiken la despertó, dado que, él mismo también estaba buscando a sus camaradas.

Mientras tanto, Umbrella cambió sus planes para la operación, llamada "X-Day". En lugar de confiar en el Capitán Wesker para obtener los datos de las armas biológicas, el coronel Sergei Vladimir, jefe de la U.B.C.S., fue enviado al laboratorio para obtener la investigación en persona y, con la ayuda de dos guardaespaldas Tyrant, obtuvo el T-011, pero Dejó atrás el T-002.

Poco después de su partida, presenciado por Aiken y Chambers, Yawn escapó, atacó al dúo, y envenenó a Aiken. El tiempo que Chambers permaneció con Aiken después del ataque es incierto, y ciertas cuentas entran en conflicto, aunque parece que finalmente lo dejó para ir al almacén de la mansión, donde se almacenaban los sueros.

La pérdida de contacto con Kevin Dooley fue motivo suficiente para que el Equipo Alpha del Capitán Wesker se pusiese en marcha el viernes por la noche, un día después de su muerte. Antes de la partida, el Capitán Wesker engañó a Barry Burton para que creyera que su esposa e hijas, Moira y Polly, habían sido tomadas como rehenes por el personal de seguridad de Umbrella, y que Burton tuvo que ayudarlo a destruir los datos incriminatorios que podrían sobrevivir a la explosión del laboratorio o, de lo contrario, ellas serían asesinadas.

Durante la investigación inicial en el terreno, que descubrió el cuerpo de Dooley, la manada de Cerberus también atacó al Equipo Alpha, lo que resultó en la muerte del oficial Joseph Frost y obligó al piloto Brad Vickers a despegar, dejando a los demás en el bosque. El Capitán Wesker, Burton, Jill Valentine y Chris Redfield llegaron al salón principal de la mansión, pero se separaron poco después de su llegada. En los primeros minutos, Sullivan fue encontrado muerto, ahogado en su propia sangre, después de que un zombi le arrancase la garganta cuando el equipo Alpha llegó al edificio. Poco después, se descubrió que Speyer había sido infectado mientras estaba en el balcón; Inicialmente creído muerto después de un ataque de cuervos, se despertó como un zombi y fue abatido. Redfield encontró a Chambers en el almacén de la tienda médica mientras ella examinaba los medicamentos; debido a su inexperiencia con las armas de fuego, ofreció ayudar al equipo al continuar su papel de médico, aunque más tarde ayudó a Redfield aún más, incluyendo tocar una composición para piano.

A medida que pasó el tiempo, extendiéndose hasta las primeras horas del sábado 25 de junio, la fuerzas de S.T.A.R.S. habían sido reducidas a seis miembros, sin contar a Vickers. Estos se abrieron paso a través de gran parte del complejo, encontrando al sujeto de pruebas humano que había escapado, Lisa Trevor, una gran cantidad de arañas infectadas, una planta carnívora gigantesca, una grupo de tiburones, así como la serpiente Yawn.

Mientras tanto, Valentine sospechaba del comportamiento de Burton, pero no sabía que este estaba destruyendo las pruebas. El Capitán Marini fue descubierto vivo en el subsuelo, y había sido lo suficientemente inteligente para deducir que los S.T.A.R.S. habían caído en una trampa, diseñada por Umbrella. Sin embargo, el se llevó esa información a la tumba cuando el Capitán Wesker lo mató a tiros antes de poder informar a sus compañeros.

En el Laboratorio Arklay, el Capitán Wesker se inyectó con el Virus Prototype, el cual, le fue entregado el Dr. William Birkin. Habiendose decidido traicionar a Umbrella, entregando los embriones y datos de armas biológicas a la Compañía rival. Además, decidió que fingir su muerte sería la forma perfecta de evitar represalias, y despertó al Tyrant T-002. El T-002, después de reconocerlo como uno de los científicos que lo sometió a un calvario, decidió atacarlo antes que los otros miembros de S.T.A.R.S.

Mientras tanto, en otra parte del laboratorio, Rebecca activó el sistema de autodestrucción de la instalación. Con Vickers todavía sobre volando el edificio, los cuatro miembros supervivientes de S.T.A.R.S. corrieron a la azotea con la intención de llamar su atención.

Después de desmayarse por las heridas recibidas cuando fue apuñalado por las garras de T-002, el Capitán Wesker despertó. Él se encontraba sólo, infectado, pero vivo. Habiendo subestimado el ingenio de equipo Alpha, tuvo poco tiempo para obtener algunos embriones de las armas bio-orgánicas, y descubrió que el coronel Vladimir había eliminado su usuario de acceso a los sistemas de Umbrella, algo lo que le impedía descargar los datos.

Tras haber traicionado a Umbrella por nada, decidió simplemente escapar del laboratorio y aprovechar su supuesta muerte por el momento. Él escapó con éxito justo cuando el complejo explotó, gracias a sus habilidades de carrera mejoradas recientemente adquiridas.

Perpetrador Editar

La Reina Sanguijuela fue una sanguijuela inteligente creada por el Dr. James Marcus en 1988, poco antes de su asesinato. Ella fue arrojada en una planta de tratamiento de agua cercana con el cadáver de Marcus. En ese momento, la Reina Sanguijuela comenzó a alimentarse del cuerpo del doctor, y ganó los recuerdos de este mientras se comía el cerebro. Durante los siguientes diez años, la sanguijuela comenzó a desarrollar una conciencia a nivel humano, y en 1988 se cree que es el propio Dr. Marcus volvió a la vida. La Reina Sanguijuela pasó varias semanas atacando las instalaciones de Umbrella para vengarse, con el objetivo de destruir por completo de toda la vida en la tierra, tras desarrollar un complejo de Mesías. La Reina Sanguijuela fue asesinada por el Teniente Coen y Rebecca Chambers, quienes la hicieron caer por el hueco de un ascensor, hacia un edificio en explosión.

Víctimas Editar

Civiles Editar

En cuanto a víctimas civiles, se sabe que al menos 20 civiles fueron asesinados antes del 23 de julio. Divididos entre locales y no locales, se trata de siete turistas y trece residentes de cuatro hogares.

Empleados de Umbrella Editar

El Laboratorio Arklay perdió a 78 empleados de Umbrella. Estos consistieron en veinticinco investigadores, de los cuales se descubrió que varios se habían suicidado, otros siete investigadores prestados de la oficina central, otros cuarenta y seis eran guardias, mantenimiento, personal y personas con otros roles que no eran de investigación. Estas personas fueron encontradas en la mansión y su edificio de dormitorio. Otros veinticuatro sujetos de prueba humanos fueron asesinados durante la incursión de los equipos S.T.A.R.S., el T-002 y Lisa Trevor.

Oficiales de Policía Editar

El R.P.D. reportó ocho muertes, aunque luego, se descubrió que la muerte del Dr. Wesker fue falsificada. Los otros siete incluyeron al piloto del R.P.D. Kevin Dooley; a los oficiales del equipo Bravo de S.T.A.R.S. Enrico Marini, Edward Dewey, Forest Speyer, Kenneth J. Sullivan y Richard Aiken, y al oficial del equipo Alpha de S.T.A.R.S. Joseph Frost.

Secuelas Editar

La explosión del laboratorio provocó un gran incendio forestal que destruyó un área de bosque equivalente a 304 hectáreas (equivalente a 3.040.000 km cuadrados). El Departamento de Bomberos de Raccoon se encontró insuficientemente equipado y la Guardia Nacional fue contratada para ayudar.

Tras su regreso, los miembros restantes del grupo S.T.A.R.S. pidieron una investigación inmediata sobre los asuntos de Umbrella, pero la unidad fue disuelta debido a la influencia financiera de Umbrella sobre el Jefe de Policía, Brian Irons. El Departamento de Policía de Raccoon City más tarde, comenzó una investigación en agosto, aunque Umbrella recibió la advertencia anticipada del Jefe Irons y supo ocultar pruebas en preparación para ello.

La propia investigación de Umbrella sobre el incidente resultó en la renuncia forzada de Morpheus D. Duvall por "negligencia grave". La corporación utilizó a Duvall usó como chivo expiatorio, por lo que este luego formaría una organización terrorista y atacaría a Umbrella en 2002.

El equipo S.T.A.R.S. fue acusado de poca ética profesional, abuso de la autoridad, intento de difamación, e implantación de pruebas y fue puesto ante la investigación de Asuntos Internos.

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.