El Virus Antiguo (Ancient Virus en inglés) es una rara cepa de virus que se encuentra exclusivamente en los genes de las hormigas reinas fosilizadas, descubierto por primera vez por Alexia Ashford. Poco se sabe de la función específica del virus. A diferencia de la mayoría de los virus, el virus antiguo es aparentemente incapaz de mutar una especie; no tuvo ningún efecto sobre los seres humanos hasta que se combinó con el Virus Progenitor, lo que causó que se desarrollase una nueva cepa de virus. El virus resultante fue nombrado más adelante T-Veronica.

Cuando se infecta con el T-Veronica, las hormigas respondieron a la manipulación de Alexia. Esto sugiere que el virus antiguo puede contener elementos de ADN de hormiga en su propio código. Otras propiedades del T-Veronica es el control de la sangre que puede ser utilizado como fuente de combustible de un huésped capaz de incendiarlo sin ser dañado, probablemente debido a la influencia del virus Progenitor.

El virus antiguo es similar a la cepa del T-Virus producido por James Marcus en su estudio de las sanguijuelas. Se desconoce si los virus están biológicamente relacionados.

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.